Tu práctica de yoga

Tu práctica de yoga es cada día diferente y siempre es con la mente y el corazón abiertos para recibir lo que ella tenga para ti sin ninguna expectativa.

Desde el primer día que entras al salón a hacer yoga puedes estar agradecido de que cada clase será diferente. Cada día que practicas todo tu ser estará experimentando cosas nuevas: emociones, sentimientos, sensaciones, vibraciones, solo por mencionar algunas. Cada día que practicas estás recibiendo beneficios físicos, mentales y espirituales. Cada vez qclase-bikram-yogaue entras al salón haces magia en tu ser, esta magia surge gracias a la práctica del yoga en combinación con tu constancia. Por eso la importancia de practicar todos los días.  El reto de 30 clases en 30 días es una manera de motivarte a buscar más opciones para practicar todos los días. Para cumplir con tu reto empiezas buscando alternativas de horario en caso de que un día no puedas venir al horario “acostumbrado” para poder cumplir con tu meta. Esto hace que terminando el reto puedas ver los demás horarios como una posibilidad en tu día para hacer tu clase y no solamente quedarte con el “si no practico a esta hora ya no practiqué”. Haces espacio en tu agenda para hacerlo de manera constante.

Durante tu práctica vas viendo como tu cuerpo va respondiendo de manera diferente en las posturas, estás cada vez más alineado, cada vez más flexible y cada vez más fuerte. Esto pasa en tu cuerpo físico porque también está pasando en tu interior. El reto te ayuda a fortalecer los valores de tu práctica: disciplina, fuerza de voluntad, valor, pasión, amor, fe, tenacidad, fuerza mental, espiritualidad, enfoque. clase-bikram-yoga-dianaTodo lo vas fortaleciendo y se va reflejando en el cuerpo físico. Cuando estás fortaleciendo cada uno de estos valores vas transformando tu vida,  vas creando magia en ti.

Por estas razones es que es importante atreverte a hacer un reto de 30 x 30 para que eso sea solo el inicio a un reto de 60 x 60 que puede venir más adelante y de ahí a todos los días sin tener que apuntarte en el pizarrón; solo busca cada día darte el tiempo para dedicarle 90 minutos a estar en contacto con tu presencia, solamente con tu tapete, tu toalla, tu agua y tú mismo en el espejo cósmico, con la mente y el corazón abiertos a lo que tu práctica tenga para ti día con día sin ninguna expectativa, solo para agradecer ese momento y que en ese proceso encuentres una mejor calidad de vida.

Maestra Diana Techachal